Search in blog



[e-mail us]


The Sixth
La Sexta
Las Voces de La Otra Campaña
Ke Huelga
Piezas
del rompecabezas
de la otra

Audios y textos por estado
delOtroLado.net
visor hibrido de noticias
La Otra en La Jornada
Zapateando

MIGRACION
Immigration
Immigrant Solidarity Network
School Walkouts info
Detention Watch Network
Immigrant Rights @ indymedia.us
NO HR4437 Network
Immigrant @ indybay
Migración @ La Jornada (México)
Los Angeles
Mujerez de Maiz
East Side Cafe
South Central Farmers
Casa del pueblo
Cop Watch
La Otra Orange County
La Otra en el Otro Lado
Estación Libre
Con Safos
Informate, Organiza, y Lucha
San Diego / Tijuana / Ensenada / Cucapás
Telesecundaria Cucapá (El Mayor)
La Otra Tijuana
La Otra Ensenada
Las Otra San Diego
Organic Collective
deleteTheBorder
San Francisco
Chiapas Support Committee
Radio Zapatista
Caracol de la misión
Nueva York
Zapagringo
Movimiento por la Justicia en el Barrio Notas en detod@s-paratod@s
Encuentro Gathering
Salón Chingón
Chicago
La Otra Chicago
Otros en EE.UU.
Others in the US
El Kilombo Intergalactico
(Durham, North Carolina)
CIS/DC
(Washington DC)
Chiapas 95
(Texas)
Accion Zapatista
(Humboldt)
Mexico Solidarity Network
Red de Solidaridad con México
Community to Community
(Bellingham, WA)
Chiapas
enlace zapatista
imc-chiapas
My Word is my Weapon
Lecturas
La Sexta
Palabra Zapatista
Centro de documentación sobre zapatismo
La Jornada
sin fronteras
(Chiapas)
Readings
The Sixth
Encuentro (NY)
Zapatistas in Cyberspace

Enlace Zapatista

La Jornada > Cobertura de "La otra campaña"

Nodos Comunes

.. Caosmosis ..


Rage One (blog)

martes, febrero 13, 2007

Guerra por la curvina golfina (periódico El Vigía narra operativos del gobierno contra los cucapás, 2004)

1 comentario

En la reserva de la Biósfera

Su pesca pone en riesgo especies protegidas como la Vaquita Marina, la Totoaba, Lobos Marinos y Tortuga Marina


Recientemente la participación de la Profepa en la protección del pez se criticó al retirarse y dejar que la especie fuera saqueada en plena zona núcleo.
Por Benjamín Pacheco
2004-05-10 23:10:19

Ensenada, B.C. - Cada año, la caza de curvina golfina en la zona núcleo de la reserva de la Biósfera genera una movilización de casi cien personas de dos estados, Ejército y Marina, y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, en contra de más de 400 embarcaciones.

El problema se complica debido a que la curvina cumple su ciclo reproductivo –finales de febrero hasta mayo- en una zona que es considerada como área natural protegida donde los pescadores hacen de todo para entrar en búsqueda del preciado pez.

La acción transcurre en el mar de Cortéz en el Delta del Río Colorado, y para llegar se pone en riesgo especies protegidas como la Vaquita Marina, la Totoaba, Lobos Marinos y Tortuga Marina.

En experiencia de la Profepa en Baja California, detrás de la pesca de curvina, se encuentra el pleito de la tribu de los Cucapáhs y su derecho a la pesca, una carne que se cotiza a buen precio en el centro del país y especies en peligro de extinción, en un lugar donde los pescadores le pierden el respeto a los elementos del ejército mexicano.

Aunado a lo anterior, la participación de la Profepa en la protección del pez se criticó recientemente al retirarse y dejar que la especie fuera saqueada en plena zona núcleo, según publicó el diario La Voz de la Frontera en días pasados.

Lo que se argumentó, según la nota, es que la tribu Cucapá obtuvo un amparo para que sus 32 pangas pudieran realizar la pesca, pero esto no incluía a los demás pescadores presentes –según la denuncia hecha por una de las líderes indígenas- quienes cazaron la especie que supuestamente Profepa debía proteger.

En dicho diario, se hace mención de que el primer operativo de la Profepa nunca se llevó a cabo porque no pudieron ingresar debido a una fuerte lluvia; en el segundo llegaron tarde después de la pesca; el tercero fue un éxito y el cuarto concluyó antes de la llegada de la curvina y cientos de pescadores tras ella.

Operativos de cada año

El Operativo Curvina se coordina cada año y es regional. En él se involucran autoridades de los estados de Baja California, Sonora, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Profepa y La Marina.

De acuerdo a inspectores y al subdelegado de la Profepa en Ensenada, Juan Araiza Ruíz, el operativo se realiza en la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado.

En sí, la curvina –especie endémica-se encuentra a la altura de Guaymas hacia el norte. Se reproducen en primavera, abarcando desde finales de febrero a principios de junio. Esto tiene que coincidir con la marea de la luna para la reproducción.

Donde termina por reproducirse es en los deltas del Río Colorado, pero los cazadores de curvina las llegan a tomar incluso cuando están desovando.

La presión de los pescadores es tal, que recientemente se necesitaron 27 inspectores de la Profepa, 50 elementos de la Marina, 16 de la Sedena, 15 embarcaciones menores, 1 nave Interceptor y 1 Patrulla de la Sedena Ganfes.

La zona forma una triangulación entre los dos estados y el Delta del Río Colorado, en la que es necesario que los inspectores estén al tanto de pangas y embarcaciones mayores para evitar el saqueo de tortuga marina y cuidar de otras especies como la Totoaba, Tortuga, Lobos Marinos y Vaquitas Marinas.

En esta parte es donde se encuentra la zona de amortiguamiento y en sus lindes se presentan más de 100 barcos que pescan bajo restricciones, pero la presión se concentra en el Delta del Río Colorado –en la zona núcleo- pues se llegan a juntar hasta 450 embarcaciones.

Ahí está prohibida la pesca comercial pero esto no detiene a los cazadores de curvina, según establecen inspectores de la Profepa.

De referencia, en Puerto Peñasco y San Felipe se autoriza la pesca a personas que viven dentro de la reserva, o cerca del lugar. Tan sólo ellos son 119 embarcaciones.

“No pueden entrar pescadores de Guaymas, Mazatlán y de Baja California Sur. Se revisa a los barcos que están dentro que traigan excluidores de tortuga, de los que realizan la pesca dentro de la zona autorizada”, refiere el biólogo Oswaldo Santillán.

Pero a pesar de estas medidas, aseguran que durante algunos operativos se encuentran con los excluidores cerrados y esto ocasiona que se levanten fuertes sanciones a los pescadores que pueden ser de hasta 20 mil días de salario mínimo del Distrito Federal.

En sí, a 3 millas pegadas a la costa y a la línea imaginaria de la zona no se permite la pesca, pero de tiempo en tiempo se localizan embarcaciones dentro de esa área.

Con todo y las medidas, se tuvieron reportes de 5 mil toneladas pescadas en el 2003. “Los pescadores son duros; se echan encima, agresivos con el ejército…”, refiere un inspector sobre el panorama que se vive durante esta época del año.

Fenómeno social

La pesca de la curvina es un fenómeno social que mueve hilos de compra desde el centro del país, donde se destacan los indios de la tribu Cucapá, que acuden desde Santa Clara y Río Colorado en busca del codiciado pez.

Ellos pueden llegar hasta en 34 lanchas y son los que retan más a la autoridad ya que argumentan ‘derecho’ a la pesca, según refieren en la Profepa ya que los testimoniales que han recogido se basan en que “están muriéndose de hambre” y que por eso es necesario pescar en el lugar.

“Antes de que entre la curvina se hace un operativo alrededor de la Isla Montague y Pelicano”, explica un inspector, pues se ha registrado que en 30 minutos se pueden sacar entre 800 y 900 kilogramos de peces.

En un buen día, se pueden sacar hasta 2 toneladas por lancha en diferentes lances, situación que tiene preocupado a la Profepa pues consideran que puede disminuir considerablemente la curvina.

La talla del pez es de entre 80 y 90 centímetros; pero se cree que disminuya si la siguen pescando, pues se ha registrado a pescadores que no respetan el estado de gravidez de estos animales.

La curvina golfina había desaparecido, ya que era raro que alguien la pescara, pero desde hace alrededor de 8 años que se descubrió que había regresado y se generó un auge por su carne, por lo que ahora es necesario cuidarla, según explicaron en la Profepa.

“Por cada hora de cuidado, en hora pico, pasan miles de ellas”, explica el inspector Oswaldo Santillán, pues en estos momentos es cuando los pescadores lanzan sus redes pues necesitan pescar todo lo posible antes de Semana Santa ya que después cae el precio y se va a 5 pesos el kilo.

Pero en su momento de auge, puede subir hasta 13 pesos el kilo que es considerada como una cantidad fuerte en la zona. En Ensenada, su precio va de entre los 35 y 50 pesos en el Mercado Negro según refiere el inspector.

El destino de este pez son compradores en Guadalajara y México, Distrito Federal, que solicitan las embarcaciones antes de Semana Santa cuando es más cotizado.

Según reportes de la Profepa, se llegan a ir hasta 11 camiones en Santa Clara, de pescadores que se comprometen a llevarlo tras haber recibido dinero por adelantado.

Por lo que la dependencia federal tiene que cuidarla en tiempo de reproducción de la supuesta codicia de los pescadores, según argumentaron.

La otra historia: La versión de “La Voz de la Frontera”

Según se publicó en el periódico “La Voz de la Frontera”, de Mexicali, en la edición del pasado martes 4 de mayo, se ratificó el apoyo federal a la tribu de los Cucapás ocasionando que el Ejército Mexicano y la Profepa tuvieron que retirarse.

Esto, según la publicación del periodista Julio Rodríguez, dejó lugar a que cientos de pangas ingresaran a saquear la zona protegida por Ley.

Más adelante se hace recuento de que en días anteriores La Procuraduría Federal del Ambiente presionó a los indígenas para que dejaran de pescar y que incluso levantó un acta en su contra.

Pero que al enterarse de la suspensión definitiva por parte del Juez Primero de Distrito, Ricardo Martínez Carvajal, se retiraron y dejaron pescar libremente a cientos de pescadores de Sonora y Baja California, quienes al parecer no contaban con una medida cautelar de la justicia federal.

Una de las líderes indígenas que se encontraba en el lugar, Mónica González Portillo, reclamó al delegado de la Profepa en Baja California, Ricardo Castellanos Percevault, por no proteger la zona núcleo, y acusó al funcionario y demás asistentes de acosar a los indígenas y no hacer nada a las otras embarcaciones.

De acuerdo a la denuncia, los funcionario no pronunciaron palabra alguna y se retiraron del lugar, dejando al libre saqueo del núcleo a los demás pescadores, a pesar de la inconformidad de los indígenas.


Fuente:
http://www.elvigia.net/noticias/?seccion=generales&id=7539


comments:

jaime aguirre dijo...

Mi nombre es jaime enrique perez soy parte de el equipo veterinario protortugas que desde el año 2000 trabajamos en el santuario de tortugas marinas llamado poza del nance en sipacate escuintla. visitanos en www.protortugas.org

Creo que seria una actividad muy impresionante debido a que estas tortugas de mas de 200 libras no se observan a simple vista , pero debido a que presentan problemas de salud y para realizar su control de salud y boimetria completa . las capturamos y de ahi que puden observarse. estas tortugas no desovan en Guatemala lo hacen en costa Rica. Mexico e Isla GAlapagos de ahi la importancia de conocer y de conservar dicho lugar .





Printer friendly
Version para Imprimir


From Spanish:


Del inglés: